Las princesas y el espejo

Erase una vez tres princesas preciosas, que vivían en un palacio precioso, en un reino precioso y en un mundo precioso. Su papá, el rey, las adoraba y les daba todos los caprichos que querían. Todas las mañanas, tras levantarse, iban al espejo a peinarse y admirar su belleza, se pasaban horas mirándose en el espejo, admirándose. Un día, el mago del reino que estaba preocupado por ellas, les lanzó un hechizo de transfugación, un hechizo muy potente. Las princesas mientras se estaban peinando frente al espejo se transportaron al otro lado del espejo quedando atrapadas allí hasta que el hechizo se rompiese.

Las tres princesas se asustaron cuando se dieron cuenta de que estaban al otro lado del espejo. Todo estaba al revés, no podían leer porque las letras estaban cambiadas, y lo que era más extraño, cuando se miraban al espejo no se veían reflejadas ya que estaban en el otro lado. Decidieron salir de palacio para intentar averiguar qué había pasado. Llegaron a un lago y allí cuando se vieron reflejadas en el agua se quedaron embelesadas como hacían siempre que veían un espejo. El tiempo fué pasando y pasando, mientras en el otro lado del espejo, el tiempo transcurría más lento, por cada año que pasaban las princesas en el mundo al revés, un día pasaba en el mundo real. Pasaron 20 años, 20 días en el otro lado y el rey estaba desesperado, no conseguía encontrar a las princesas, removió el reino de arriba a abajo y no las encontraba. Las tres princesas, tras 20 años intentando buscar la salida, no se rendían y seguían intentando salir del reino al revés, viajaron y viajaron, pero la salida no encontraron.

Volvieron al lago del primer día y al verse reflejadas en el agua se dieron cuenta de que ya no eran tan jóvenes y hermosas ya que habían pasado 20 años, pero no les importó, lo único que querían era volver con su padre.

En el momento en que se dieron cuenta de que el aspecto físico no era importante, el hechizo se rompió y volvieron con su padre, siendo otra vez jóvenes y hermosas, aunque esto ya no les importaba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *