Un ogro malvado?

Érase una vez un gran mago llamado Óscar. Érase una vez sus tres hijas, Alba la mayor, Elsa la mediana y Sara la pequeña. Érase una vez un reino en el que vivían.

El mago le regaló a sus hijas tres objetos mágicos sin que ellas supieran que lo eran. A la mayor le regaló un collar, a la mediana unas gafas y a la pequeña unos pendientes.

la niña llamada Laura

Erase   Una   vez  una  niña  llamada  Laura  le  gustaba   la  navidad   pero  vivia  en  un  pueblo  muy  muy  muy  muy  muy muy muy muy muy muy  lejano  y papa noel  y los reyes magos jamas podrian  llegar puntuales  a traer  los regalos  pero ella  deseaba una cosa ¿os  la  digo ?  vale lla te lo  digo  es es es pasarselo  bien   en  navidad  ¿os digo por que?   poque su familia  la odiaba  y no la celebraba 

10  años  mas tarde

El rey de los sueños

Cuenta la leyenda que en la tierra por las noches gobiera un rey muy poderoso. Cada noche se encarga de repartir sueños a todos los habitantes del mundo. Sueños buenos para los que se han portado bien y sueños malos para los que se han portado menos bien. Noche tras noche, el rey de los sueños inventaba uno distinto para cada habitante de la tierra, así durante cientos y miles de años.

Hace tiempo, ocurrió que una noche el rey enfermó y no pudo repartir los sueños, las personas comenzaron a sentirse enfermas por no haber recibido su sueño.

La princesa magica

Erase una vez una princesa llamada Alba. Vivía con su padre en un castillo inmenso. Alba era una princesa con unas coletas muy especiales, cada vez que las agitaba podía pedir un deseo que se cumplía.

Un día Alba estaba muy aburrida así que agitó las coletas y pidió tener una hermana, así apareció Elsa. El papá la cogió en brazos y le dio un biberón, se lo tomó muy rápido porque Elsa era muy tragona. Pasó el tiempo y Alba decidió volver a agitar las coletas y pedir otra hermana, así apareció Sara. Sara era un poco bichillo pero todos la querían.

La princesa detrás del espejo

Érase una vez un reino donde vivía un rey y su hija en un palacio de 256 habitaciones. La niña llamada Alba se entretenía todas las noches en visitar cada una de las habitaciones del palacio. Una noche encontró dentro de una habitación una tela inmensa que tapaba un objeto, Alba descubrió lo que había debajo: un espejo! Se acercó al espejo y en lugar de ver su imagen reflejada en él, había otra niña, una niña más pequeña que ella. Alba se asustó mucho e intentó salir corriendo, pero la niña le gritó: Alba no corras, soy tu hermana, nos han hechizado.

Los cuentos de papá

Érase una vez un papá que tenía tres preciosas hijas. Todas las noches el papá les contaba un cuento distinto para que se durmieran felices. Noche tras noche, el papá se inventaba un cuento y noche tras noche, las niñas se dormían felices. Las niñas estaban encantadas, su imaginación volaba pasando por dragones, princesas y magos. Fueron pasando los años y no había noche en la que no hubiera un cuento distinto.

Las princesas y el espejo

Erase una vez tres princesas preciosas, que vivían en un palacio precioso, en un reino precioso y en un mundo precioso. Su papá, el rey, las adoraba y les daba todos los caprichos que querían. Todas las mañanas, tras levantarse, iban al espejo a peinarse y admirar su belleza, se pasaban horas mirándose en el espejo, admirándose. Un día, el mago del reino que estaba preocupado por ellas, les lanzó un hechizo de transfugación, un hechizo muy potente.

Páginas